Geomática…. ¡Siempre más preciso!

La geomática siempre ha sido una ciencia de “verdad y precisión” que contiene un conjunto de técnicas geográficas. Pero ha evolucionado principalmente técnica y estratégicamente.

Antes de 1990, la prioridad era mejorar la profesión con cartografía automatizada, recopilación de datos y mapas actualizados del territorio. Poco después, la informatización de la gestión territorial y la mejora del funcionamiento de las organizaciones se han convertido en fundamentales para estimular la evolución del mercado hacia el intercambio, la distribución y el intercambio de conocimientos geográficos gracias a las nuevas herramientas de software.

Estas herramientas creadas para mejorar el rendimiento técnico a medida que la recopilación y edición de datos no dejaban de evolucionar. Y con la llegada de internet, el intercambio de datos a partir del año 2000 se impuso con restricciones legales. Sin embargo, los profesionales se enfrentaron repentinamente a un problema relacionado con la comprensión pública de los datos técnicos y se vieron obligados a trabajar juntos para desarrollar un mapeo territorial común.

Las operaciones catastrales, la cartografía geológica y minera, la navegación y la asistencia al tráfico son áreas en las que conviven el uso profesional y los datos de consumo. De hecho, ahora podemos encontrar mapas de carreteras en todas partes, e incluso en formato digital en la Web.

La fotografía aérea ciertamente ha ayudado a diversificar las áreas de uso de la información geográfica, y en 20 años, la evolución de la Geomática ha evolucionado desde preocupaciones técnicas hacia problemas colaborativos centrados en la comprensión y asimilación de los datos.

Así, el desarrollo de herramientas informáticas ha jugado y juega un papel importante en la evolución de los procesos. De hecho, las herramientas disponibles antes de los años 90 solo permitían utilizar ciertos datos, como planos y mapas. Sin embargo, la inestabilidad del software y la falta de precisión de las herramientas SIG de la época permitieron la aparición de nuevos dispositivos informáticos dedicados a la observación del territorio.

Ahora, el foco está en compartir datos y aspectos funcionales como herramientas de interoperabilidad o traductores de datos. Pero hoy, los desafíos no son técnicos, sino de naturaleza estratégica relacionados con la comprensión de los jugadores de nuevas tecnologías como LiDAR. La falta de capacitación y apoyo hace que las organizaciones tengan que trabajar como antes, sin el beneficio de estas nuevas herramientas innovadoras.

Sin embargo, la geomática está más orientada hacia grandes problemas ambientales y sociales que llevan a la profesión a actualizarse desde un punto de vista tecnológico. Satélite, ordenadores, GPS, fotografía digital y, más recientemente, el escáner 3D y LiDAR, contactar al equipo para ver cómo podemos optimizar su flujo de trabajo.